Archivo

Posts Tagged ‘Guardia Urbana de Barcelona’

Dos Mossos, heridos en un tiroteo durante un robo en un prostíbulo de Barcelona

26 febrero, 2010 Deja un comentario
  • Los hechos ocurrieron en un prostíbulo de chicas orientales, donde una patrulla fue recibida a tiros tras haber sido alertada de un robo.
  • Los Mossos y la Guardia Urbana buscan a los autores.
  • Los agentes están fuera de peligro y uno ha recibido el alta.

Dos agentes de los Mossos d’Esquadra han resultado heridos por arma de fuego sobre las 23.30 horas del jueves en la calle Aragón de Barcelona, según han informado fuentes de este cuerpo policial. Un robo en un prostíbulo de chicas orientales en el barrio de la Sagrada Familia podría ser el origen del tiroteo.

Los dos agentes heridos se encuentran fuera de peligro y se recuperan de sus heridas, uno de ellos ya ha recibido el alta hospitalaria. Numerosas dotaciones de los Mossos y de la Guardia Urbana de la ciudad intentan localizar al autor o posibles autores del tiroteo casa por casa en una zona que abarca las calles Aragón, Valencia, Marina y Sardenya.

Hacia las 23.30 horas de este jueves, varios vecinos del número 429 de la calle Aragón de Barcelona llamaron a los Mossos d’Esquadra después de escuchar gritos procedentes del entresuelo de la finca, donde desde hace unos cuatro meses funciona un prostíbulo con varias chicas de origen oriental.

Recibidos a tiros

Leer más…

39 conductores ebrios detenidos por la Guardia Urbana

24 noviembre, 2009 Deja un comentario

La Guardia Urbana de Barcelona detuvo el pasado fin de semana a 39 conductores ebrios por superar el límite penal, en un macrodispositivo en todos los distritos de la ciudad, aunque concentrado en las zonas de ocio.

El sábado y el domingo, entre las 6.00 y las 9.00 horas, los agentes realizaron 2.730 pruebas de alcoholemia, con 343 positivos, más cinco positivos por consumo de drogas. Doce conductores iban sin carnet o sin puntos. Uno de éstos, de 34 años, triplicaba la tasa de alcohol y mostraba haber consumido cocaína.

Fuente: El País